Letras para carteles

Estilos de letras del alfabeto

El lettering es un término general que abarca el arte de dibujar letras, en lugar de simplemente escribirlas. El lettering se considera una forma de arte, en la que cada letra de una frase o cita actúa como una ilustración. Cada letra se crea con atención al detalle y tiene un papel único dentro de una composición[1] El lettering se crea como una imagen, con letras que están destinadas a ser utilizadas en una configuración única. Las palabras del lettering no suelen traducirse en alfabetos que puedan utilizarse posteriormente en la fuente, ya que se crean con una palabra específica en mente[2].
El lettering incluye el que se utiliza para fines de planos y cómics, así como el lettering decorativo, como la pintura de carteles y los gráficos personalizados. Por ejemplo, en carteles, para un membrete o marca comercial, letras en piedra, letras para anuncios, letras de neumáticos, fileteado, grafitis,[3] o en pizarras[4].
Las letras pueden ser dibujadas, incisas, aplicadas con plantillas,[5][6] o utilizando un medio digital con un lápiz o un programa vectorial. Las letras que no han sido creadas con herramientas digitales se denominan comúnmente “letras a mano”[1].

Estilos de letra para carteles

Las palabras gótica, romana e itálica en este caso no se aplican a los tipos de letra que conocemos en los ordenadores, (aunque están relacionados), sino más concretamente al tipo de letras que se pueden formar con un rotulador de caligrafía, o con cualquier rotulador de fieltro con punta de cuña. Los rotuladores de fieltro son especialmente útiles para hacer carteles y letreros.
La letra gótica (también conocida como letra negra) fue de uso común durante la Edad Media en Europa Occidental. Como la letra gótica tiene un aspecto antiguo, se suele elegir para escribir en certificados, citas de las escrituras o tarjetas de vacaciones.
Las letras romanas se inscribieron en piedra en la antigua Roma y sólo eran mayúsculas. Todos los estilos modernos descienden de las mayúsculas romanas. Los estilos romanos en minúscula fueron desarrollados más tarde por los eruditos italianos. Estas formas minúsculas también se conocen como “bookhand”, debido a su popularidad en los materiales impresos en inglés.
Aquí se muestra una versión de la romana, conocida como romana de un solo trazo. Se llama así porque, a diferencia de otras letras romanas más complicadas, cada letra puede crearse sin repasar ninguno de los trazos más de una vez. Esto hace que la romana de un solo trazo sea muy útil para la creación de carteles y rótulos. Para la mayoría de las letras, el plumín se mantiene plano, de modo que quede paralelo a la línea de base. En el caso de las letras “s, v, w, x, y, z, y partes de i, j y k”, el plumín se coloca en ángulo, cerca de 30 grados.

Alfabeto de letras para carteles

Todos los días y en todas partes, uno está rodeado de letras y mensajes escritos. Desde logotipos hasta carteles, vallas publicitarias, camisetas o portadas de libros, las letras no sólo cuentan una historia, sino que también evocan ciertas emociones. ¿Y si, en lugar de utilizar un tipo de letra ya existente, pudieras dibujar unas bonitas letras a mano llenas de personalidad?
Incluso si ya te has sumergido en el infinito universo del hand lettering, o has pensado en probarlo pero no estabas seguro de por dónde empezar, estás en el lugar adecuado. Vamos a echar un vistazo a lo esencial que necesitas para empezar este maravilloso viaje del hand lettering.
Llevo algo más de un año haciendo hand lettering, y todo empezó cuando apareció un reto semanal en Instagram y decidí apuntarme. Anteriormente había jugado con la caligrafía, pero no estaba muy segura de cuál era la diferencia entre eso y el hand lettering. No tenía ninguna experiencia, nunca había asistido a una clase ni había visto a alguien hacerlo en directo. Simplemente pensé que sería divertido, ¡y lo fue! Desde entonces, escribo casi a diario y aprender esta técnica ha sido una de las mejores cosas que he hecho.

Fuentes de letras para carteles

Al igual que con los discos de vinilo y las revistas de colección, parece que los rumores de la muerte del cartel impreso han sido muy exagerados. Adormecida, tal vez, pero ciertamente no muerta. Y hay practicantes de este arte que sostienen que una hoja de palabras e ilustraciones estratégicamente colocada puede causar más impacto que nunca en esta era digital.
Por supuesto, si el objetivo es la circulación masiva y la rapidez de la comunicación, el digital es el camino a seguir. Pero, ¿por qué no emplear ambas técnicas simultáneamente? Si está bien ejecutado, el cartel impreso goza de una enorme ventaja sobre uno producido específicamente para Internet: la longevidad.
E incluso si no tiene la intención de comprarlo -como recuerdo o como obra de arte por derecho propio-, el cartel impreso tiene la capacidad innata de mantener la atención del espectador durante mucho más tiempo que una imagen de pantalla brevemente vista.
Todos nuestros colaboradores coinciden en que el cartel impreso ha llegado para quedarse. Veamos algunos de sus comentarios: “La textura física, la forma, el peso e incluso el olor del papel pueden producir (algo) verdaderamente único y duradero. Puede convertirse en un oasis que permita a la gente desconectar durante un rato del mundo digital”.