¿Cómo limpiar vinilos?

Si tienes un vinilo decorativo en la pared, bien sea en tu oficina, en una tienda o en casa, una de las preguntas más habituales es cómo limpiarlo para tenerlo en perfecto estado. Lo cierto es que limpiar vinilos no es demasiado complicado, aunque es importante tener en cuenta una serie de factores, ya que no todos los vinilos son iguales.

¿Se pueden limpiar los vinilos?

Es probable que te hagas esta pregunta, ya que no todos los vinilos tienen un acabado suave y brillante. Los hay que parecen una capa de pintura, y son esos los que más dudas generan.

En realidad, puedes limpiar vinilos de cualquier tipo. De hecho es importante que lo hagas, ya que si se acumula grasa, polvo o suciedad es probable que terminen por perder su aspecto decorativo y causen una sensación opuesta a la que se busca.

Cómo limpiar vinilos que no resisten el agua

Si el vinilo que has colocado no tolera la humedad, tendrás que pasar un paño seco por la superficie. Así podrás quitar el polvo sin que se vean afectados el color o el material del que está hecho.

Esta operación la tendrás que hacer de forma frecuente, para que la suciedad no se adhiera y sea más difícil de limpiar.

Si se trata de limpiar vinilos algo más resistentes, que admitan un cierto grado de humedad aunque no el agua directa, lo ideal es usar un paño de microfibra humedecido de forma muy ligera. No uses productos químicos o abrasivos, ya que se podría eliminar la capa de protección que tiene.

Limpiar vinilos de forma casera

Para los vinilos más resistentes, como los que están preparados para la intemperie o las láminas decorativas que se pegan en las paredes de casa, dependerá de si el vinilo cubre toda la superficie o hay partes de pared al aire, y el material del que estén hechas estas. No es lo mismo un vinilo pegado en un cristal a una pared pintada, por lo que esto es lo primero que debes tener en cuenta para limpiar vinilos con alguno de estos trucos caseros:

  • Con agua y jabón: un poco de agua tibia y jabón neutro serán suficientes para limpiar vinilos que cubren por completo la superficie. Asegúrate de usar una esponja suave, y si el vinilo no está al aire, seca muy bien con un paño que no deje pelusa.
  • Con vinagre. El vinagre es un limpiador muy potente, aunque antes de hacer la limpieza de tus vinilos es mejor que hagas una prueba en una zona no visible, ya que el ácido puede hacer que se decolore. Mezcla vinagre de vino blanco y agua a partes iguales y con un paño suave frota con cuidado para que tus vinilos estén brillantes. Es la mejor opción si hay manchas de tinta o suciedad persistente.
  • Superficies mixtas. Si el vinilo no cubre la pared por completo, como cuando se colocan logotipos o diseños troquelados, es importante que te asegures de no tocar las zonas en las que hay otro material, salvo que sepas que pueden resistir la limpieza.

Limpiar vinilos con bicarbonato

Uno de los trucos caseros de limpieza más habituales, y utilizados a menudo en muchas superficies, es el uso de agua y bicarbonato. Pero este no es un producto adecuado para limpiar vinilos, ya que tiene propiedades abrasivas, y con el paso del tiempo puede rayar la superficie.

Lo mismo ocurre con los estropajos, que no son adecuados para la limpieza de un vinilo. Lo mejor es que busques una solución entre los consejos que te hemos dado un poco más arriba.